El chorizo de Espejo, tan afamado como exquisito, constituye una de las especialidades culinarias de la villa.

Como hijos notables del lugar citaremos al escritor y economista José de la Vega, al barítono José Maria Aguilar y el torero Antonio Porras Lucena.

Espejo cuenta con un importante patrimonio monumental y arquitectónico. Entre sus monumentos, destaca su Castillo Ducal del s. XIII del que sobresale la Torre del Homenaje. Junto al Castillo se encuentra la Iglesia de San Bartolomé (s. XV), de estilo gótico mudéjar, y que alberga el famoso retablo de San Andrés (s.XVI) de Pedro Romana, un gran museo de orfebrería y destacadas imágenes y otras obras de arte. Otra de las joyas mejor conservadas de Espejo, es la Casa de Justina Luque, casa señorial de 1798 que alberga en su interior un patio porticado: el trasunto de la Domus Romana. Por su interés histórico, destacan también la casa de los Marqueses de Lendínez, la Casa de la Cadena y la de Antón Gómez. Es digna de mencionar la Iglesia de San Miguel, junto con otras ermitas y capillas de la localidad, como la Virgen de la Cabeza, Santa Rita, Santo Domingo o la desaparecida ermita de la Fuensanta.